Valgañon

Fiestas y Ferias

Feria de la matanza tradicional del cerdo. fin de semana de la última semana de febrero.

15 de mayo, festividad de San Isidro Labrador se acude en romería al Santuario de Nª Sra. de Tresfuentes y posteriormente a la dehesa para la celebración de una comida popular. En esta fecha las reses son soltadas en la dehesa para que pasten hasta el comienzo del invierno. En el pastizal de Anguta se celebra la llamada "lucha de toros", en las que era común ver a los pastores realizar apuestas. Al toro más fuerte se le otorga el honorífico cargo de "padre de la vacada".

13 de Junio, festividad de San Antonio de Padua, pudiendo ser, en sustitución de éste, el segundo domingo del mes. El Santo es trasladado a la Iglesia de San Andrés unos días antes de su fiesta para la celebración de una Novena. Después, el día de la fiesta, es trasladado de nuevo en procesión hasta la Iglesia de Tresfuentes. Contó esta fiesta en el siglo XX con gran afluencia de romeros, hasta el punto que la compañía de ferrocarriles de Haro a Ezcaray fletaba servicios especiales de trenes para cubrir las necesidades de "los innumerables devotos que acuden en romería": En tiempos pasados era costumbre que las mozas con deseos de encontrar novio dieran siete vueltas alrededor de la iglesia. También causaba gran expectación el juego del "botito", a pesar de estar prohibido.

16 de Agosto, San Roque, se realiza una romería al lugar donde se ubicaba la ermita que había en su honor, celebrándose una misa y una comida popular, tradición que se recuperó en 2002 tras años de olvido.

Fiesta de Acción de Gracias, Se celebra el penúltimo sábado de Agosto, siendo en la actualidad las más populares del año. Se celebran el viernes, sábado, domingo y lúnes. Es en estas fiestas cuando se celebra el lúnes "La Patatada" una cena popular en la plaza del pueblo, organizada por la Asociación Cultural "Virgen de Tresfuentes", en la cual se llegan a repartir hasta 1500 raciones de patatas a la riojana, café y copa, todo ello elaborado desinteresadamente por los vecinos del pueblo.

El 30 de Noviembre, San Andrés Apóstol, tiene lugar un festejo en honor al Santo, con la celebración de una misa y una cena popular el último sábado de noviembre.

Tradiciones

"El rebollo". Es costumbre que a los recién casados, a la vuelta del viaje de novios, vayan los mozos del pueblo hasta la puerta de su casa a cantar a los novios hasta que estos salen a convidar a los mozos.

"La Vereda". Como bien dice el diccionario de la RAE: "Prestación personal" o "Cosa o servicio exigido por una autoridad o convenido en un pacto". Es costumbre desde muy antiguo reunirse los vecinos una vez al año para la limpieza de los ríos y caminos del pueblo. Posteriormente los voluntarios son convidados por el Ayuntamiento a una comida de bacalao.

"Las Chapas". Todos los Domingos de Resurrección por la tarde se juega a este juego de azar en las inmediaciones de la Iglesia de Tresfuentes. A su vez se reparten porrones de zurracapote por cortesía del Ayuntamiento. El juego consiste básicamente en apostar dinero a la posibilidad que salgan caras o cruces del resultado de tirar dos monedas al aire. Las monedas con las que se juega son dos monedas de bronce ("perra gorda"). En un corro una persona se encarga de lanzar las monedas. Hace de banca, cuida del orden y hace pago de las apuestas. Las monedas se colocan cruz contra cruz y se lanzan lo más vertical posible. Si sale una cara y una cruz se repite la tirada hasta que salgan dos caras o dos cruces. El que tira siempre juega a caras y juega contra el resto de los apostantes del corro. El dinero apostado se deposita en el suelo, en el centro del corro. Una vez salgan cruces la banca pasa al siguiente del corro que lo desee. También se permiten las apuestas "por fuera", es decir, entre dos personas que no están en el corro. La tradición de jugar a este juego se supone que viene de que los soldados romanos se jugaron la túnica de Jesucristo a cara o cruz. Aunque el juego estuvo prohibido durante la dictadura del General Franco se hacia la "vista gorda" si se jugaba en Semana Santa.

En el valle que se encuentra Valgañón es sabido que se utilizó el euskera por sus moradores, hasta tal punto que a mediados del siglo XIII, Fernando III de Castilla, otorgó un fuero en el que se autorizaba a sus pobladores para deponer en esa lengua en todos los procesos que incoaban sus [[Merinos]]. Como reminiscencia han quedado algunas palabras y apodos usados en la actualidad, algunas de origen vasco y otras que no figuran en el diccionario de la RAE. Estos localismos entre otros son:

  • ANABIA: Arándano.
  • CHARRAMPLÍN: Aprendiz de albañil.
  • CHICHORRA: Parte carnosa que queda al derretir la manteca del cerdo.
  • CHOCA: Raíz de brezo utilizada para hacer carbón.
  • CHUMA: Copa del árbol.
  • CHUMARRO: Cierta carne del cerdo.
  • CHUZO: Hielo que cuelga de los tejados.
  • GARRULLA: Hambre.
  • MACHORRA: Mujer estéril.
  • MOCHA: Desorejada.
  • REBOLLO: Propina que se da a los mozos el día de la boda.
  • TABORMA: Ave rapiña.
  • TASTABÁN: Revoltoso.

Hijos Ilustres

Pedro Gonzalo del Río, nacido en Valgañón el 18 de noviembre de 1663. Hidalgo y benefactor de la villa. Hizo importantes donaciones para la realización de obras en la Iglesia de San Andrés. El 27 de noviembre de 1718 crea una fundación para dotar a huérfanos y pensionar a estudiantes y capellanes.

Dionisio López de la Umbría, presbítero, vecino de Madrid. En testamento otorgado en Madrid con fecha 14 de abril de 1733 deja un capital que se corresponda con 2.000 reales de vellón de intereses para la creación de una escuela de Gramática en Valgañón (lo que hoy vendría a ser un instituto de segunda enseñanza). Ese dinero debía ser destinado para: "que se invierta en censos en la misma villa de Valgañón y sus cercanías y con sus réditos se pague un maestro de gramática que se ha de nombrar y elegir por oposición, que sea de buena vida, costumbres y literatura, con la obligación de residir en dicha villa y de enseñar a todos los muchachos de Valgañón, Ezcaray, Zorraquín, Fresneda de la Sierra Tirón y Ojacastro la gramática y moral, sin que pueda llevar por su ocupación y trabajo que ha de tener en la referida obra cosa alguna". La fundación también dispone otros fines, como el dotar "a parientes o beneficiarios jóvenes de buena conducta" con 110.000 reales de vellón para mantener dos dotes. Una "para tomar estado de casada" y otra "de religiosa, preferentemente parientes por vía paterna o a doncellas huérfanas, de no haber de lo anterior." La Escuela de Gramática de Valgañón debió mantenerse hasta bien entrado el siglo XX. Con fecha 24 de agosto de 1932 se comunicaba al Gobernador Civil de la Provincia de Logroño, Presidente de la Junta Provincial de Beneficiencia, que con esa misma fecha se anunciaba la vacante de la preceptoría de gramática y moral de Valgañón para su provisión, con un sueldo anual de 750 pesetas.

Eugenio Aparicio y Sáez de Zaldua, corredor de Vales Reales (Letras del Tesoro) y su sobrino Valentín Oñate Aparicio. Vivian el el nº 4 de la Puerta del Sol de Madrid cuando el 3 de mayo de 1808 fue asaltada su casa por los Mamelucos de la Guardia Imperial francesa, por haber hallado estos un soldado francés muerto en la puerta de la casa. Fueron obligados a bayonetazos a bajar la escalera dándoles muerte en el portal. Valentín Oñate contaba con 18 años de edad. La casa fue entregada al saqueo y la devastación, salvándose solo la esposa de Eugenio Aparicio, la hija de ambos de tan solo cuatro meses y una criada, por haber huido estas por los tejados. Reposan sus cuerpos en la parroquia de la Santa Cruz de Madrid.

Timoteo Gonzalo del Carmen, nacido en Valgañón en 1819. Agustino Recoleto. Fue Provincial en Filipinas.

Gobierno de La Rioja